Una obra de arte, un espacio único

Hotel Barceló la Galea ****

> Lanzarote, Islas Canarias (España)

   Renders_ Jaime Company
   Año_ 2015

Travelers of arts Reforma del Hotel Barceló La Galea

Pretendemos condensar gráfico- plásticamente el concepto de la  Naturaleza congujada con arquitectura, uno de los mejores reclamos turísticos y culturales de Lanzarote.

 
Nuestra intención es la de sacar el mayor partido a ese potencial, aportando otra visión y perspectiva creativa, personal y contemporánea.
Realzando los recursos naturales de la propia isla, el gran potencial que ofrece Lanzarote a nivel arquitectónico,  y la gran belleza y singularidad que nos aportan sus parajes y naturaleza.

 
Indagando en las características que podrían definir a Lanzarote,  para posteriormente incidir en aquello que refleja tradición con contemporaneidad. Una mirada actual hacia unos recursos naturales, que se han convertido en la huella y el sello de la isla. 

 
Apostando por el lenguaje de la geometría, en relación a  la naturaleza y redactado el de la biología hacia la arquitectura.
Las piedras y las plantas en la arquitectura nos brindan un material con cualidades de mucho valor estético (textura y color), cualidades que siempre están a nuestra disposición pero que se deben buscar para enaltecerlas. Esto es algo que puede tener aplicaciones muy interesantes incorporadas en el estilo contemporáneo de hoy en día.Con la iluminación existe la oportunidad de destacar la naturaleza, ya que la función de la luz es precisamente reflejar los colores del objeto con el que hace contacto, mientras que la textura es creada por las sombras formadas del ángulo en que llega la luz contra el objeto. La interacción entre luz y formas vegetales, así como luz y madera son de gran atracción visual y única al ser humano.

  
Tres habitaciones, tres ambientes, tres obras que persiguen un mismo objetivo. Una transformación de espacios aparentemente artificiales, reflejos de naturaleza y paisajes orgánicos.  Incorporando jardines contemporáneos en dichos espacios, esbozando plantaciones de emociones. Reivindicando los recursos naturales de la isla y haciendo referencia a las características de cada uno de ellos.  

 
Ocultando los límites espaciales con una vegetación atemporal, proporcionando un refugio al cliente y creando un evocador e íntimo lugar, partícipe de situaciones e historias íntimas.

 
Estos parajes recreados permiten que el espectador se adentre poco a poco. El que hayan objetos identificativos sugiere la construcción de historias. Provocando al cliente que quiera volver a la habitación para encontrarse con su paraje convirtiéndolo en suyo.Ya que interactuará y será el escenario de situaciones íntimas, de descanso de ensoñación, etc. Un espacio transmisor de emociones. Dotado de sensibilidad, de concepto.

 
Estas instalaciones recogerán las sensaciones y vivencias de los clientes. Las acumularán y las devolverán a su entorno. Creando así una espiral emocional y una profundidad visual, sintiendo el cliente  la curiosidad  de introducirse e investigar el paisaje. Un  paisaje con movimiento interior, trasladado al exterior . No únicamente  sugiriendo e insinuando formas sinó tambien, transmitiendo un mensaje y una sincronía con el espacio.

La Arquitectura de Lanzarote ha sido influenciada por el clima; el blanco es el color predominante de las casas, funciona como espejo ante los rayos solares, permitiendo no elevar la temperatura en el interior, las azoteas echadas y los patios concretados que están inclinados buscan recolectar la escasa agua lluvia para recolectarla en estanque de piedra. 

  
El verde es el color que predomina en puertas y ventanas, se explica porque en el pasado los pescadores usaban los remanentes de pintura, luego de haber pintado sus embarcaciones.

  
No es posible hablar de la Arquitectura de Lanzarote, sin mencionar el destacado trabajo realizado por el arquitecto, artista y decorador lanzaroteño César Manrique, su influencia y su obra es la identidad de la isla.
Manrique fue el gran defensor de la isla y su natural belleza, logró convencer a su pueblo para mantener su identidad, continuar empleando madera y no derribar casas o fachadas. El Gobierno acogió sus ideas y prohibió el uso de las vallas publicitarias en las carreteras, gracias a esta simple idea desde ellas es posible admirar el paisaje de la Isla.
Manrique se propuso dar a conocer Lanzarote a través de su belleza, su trabajo es la herencia más apreciada por los habitantes de Lanzarote. Para conservar la identidad arquitectónica, construyó una vivienda de estilo típicamente lanzaroteño, para que sirviera de modelo y ejemplo, y sobre todo para homenajear el esfuerzo del campesino, que ha sido capaz de vencer la hostilidad de la tierra volcánica. 

  
La naturaleza de Lanzarote es geología pura, paisajes submarinos y lunares, transparentes aguas, tierra sedienta, oasis de palmeras, es convivencia en armonía del hombre y la naturaleza.  La isla ofrece un paisaje para disfrutar todo el año, de días soleados, de deliciosas playas, de valles volcánicos bellos e hirientes a la vez.

Lanzarote son más de 100 volcanes de anhelantes y abiertas bocas resecas en 800 Km2, ríos petrificados de regaliz negro ya sin humos.

Arquitectura en sosegado silencio, llena de encanto. Belleza purísima y espontánea. Sabiduría sedimentada de siglos. No bastan las palabras para

describir el misterio mágico de Lanzarote.